Batallas de la Primera Guerra Mundial

78

Las Batallas de la Primera Guerra Mundial se refieren a períodos cortos de combate intenso localizado en un área específica y durante un período de tiempo específico. Esto debido a que en la Primera Guerra Mundial se vivieron una serie innumerable de enfrentamientos terrestres, navales y aéreos, así como muchas campañas, operaciones, líneas defensivas y otros asedios.

Batalla de Tannemberg

La Batalla de Tannenberg fue una de las primeras grandes batallas de la Primera Guerra Mundial. Tuvo lugar del 23 al 30 de agosto de 1914. Fue una victoria rotunda para el ejército alemán y demostró que podían derrotar a ejércitos más grandes mediante tácticas y entrenamiento superiores.

Tuvo lugar más cerca de la ciudad de Allenstein que de Tannenberg, pero el mando alemán victorioso decidió llamarla Batalla de Tannenberg por razones de propaganda. La batalla de Tannenberg se libró entre el octavo ejército alemán (166.000 soldados) comandados por Paul von Rennenkampf y el segundo ejército ruso (206.000 soldados) liderados por Alexander Samsonov.

Los alemanes decidieron atacar al Segundo Ejército Ruso con todos sus soldados, lo que los dejó muy expuestos a un ataque desde el norte, pero decidieron correr el riesgo. Utilizaron trenes para transportar tropas rápidamente por el territorio. Los alemanes atacaron al Segundo Ejército Ruso por el flanco izquierdo. Los alemanes derrotaron rotundamente a los rusos y pronto el Segundo Ejército Ruso se retiró.

Los alemanes persiguieron al Segundo Ejército Ruso y lo destruyeron por completo. De los 206,000 soldados rusos, alrededor de 50,000 murieron o resultaron heridos. Otros 100,000 fueron hechos prisioneros. Tras la victoria se expulsó al Primer Ejército Ruso de tierras alemanas.

Primera batalla del Marne

Fue en esta batalla donde ocurrió el primer uso de interceptaciones de radio y transporte automotor de tropas en tiempos de guerra. Se libró al norte y al este de París a principios de septiembre de 1914. Se abrió la oportunidad para que las fuerzas anglo-francesas revirtieran el avance alemán a través de Bélgica y Francia.

Preocupados por el reconocimiento aéreo francés y las interceptaciones de radio, la primera vez que cualquiera de los dos había sido utilizado en un conflicto importante, el comandante en jefe francés Joseph Joffre ordenó un ataque.

La victoria anglo-francesa se debió en parte al hecho de que los alemanes habían superado su logística y su artillería pesada y se habían acostumbrado a tener una ventaja aplastante en batallas anteriores.

Los líderes alemanes perdieron el control de los comandantes de su ejército por lo que la verdadera victoria fue para Joffre y el Estado Mayor francés, quienes aprovecharon la gran y desorganizada extensión territorial alemana para detener la iniciativa estratégica a los atacantes.

Batalla de Gallipoli

Se libró entre 1915 y 1916, y también es conocida como la Batalla de Gallipoli, fue un intento fallido de las potencias aliadas de controlar la ruta marítima de Europa a Rusia durante la Primera Guerra Mundial.

Comenzó con un fallido ataque naval por barcos británicos y franceses en el estrecho de los Dardanelos y continuó con una invasión terrestre de la península de Gallipoli, participando tropas británicas y francesas y divisiones australianas y neozelandesas.

La falta de suficiente inteligencia y conocimiento del terreno, junto con una fuerte resistencia turca, obstaculizó el éxito de la invasión. A mediados de octubre, las fuerzas aliadas habían sufrido muchas bajas y habían avanzado poco.

Con el aumento de las bajas aliadas en Gallipoli se acordó que 105,000 soldados aliados fueran evacuados desde Suvla Bay el 7 de diciembre de 1915. En total, unas 480,000 fuerzas aliadas participaron en la campaña de Gallipoli, con un coste de más de 250,000 bajas, incluidas unas 46,000 muertes. En el lado turco, la campaña también costó unas 250,000 bajas, con 65,000 muertos.

Batalla de Jutlandia

Librada entre el 31 de mayo y 1 de junio de 1916. Fue la batalla naval más grande de la Primera Guerra Mundial. Fue la única vez que las flotas británica y alemana de acorazados «dreadnought» llegaron a tocarse. La Flota de Alta Mar Alemana esperaba debilitar a la Royal Navy lanzando una emboscada a la Gran Flota británica en el Mar del Norte.

Jutlandia se ejecutó de manera confusa y sangrienta e involucró a 250 barcos y alrededor de 100,000 hombres. Los primeros encuentros resultaron en la pérdida de varios barcos. Los alemanes dañaron el buque insignia de Beatty, el HMS Lion, y hundieron el HMS Indefatigable y el HMS Queen Mary, los cuales explotaron cuando los proyectiles alemanes golpearon sus cargadores de municiones.

Los alemanes, victoriosos y superados en armas, se dirigieron a casa. Los británicos perdieron 14 barcos y más de 6,000 hombres, pero volvieron para actuar nuevamente al día siguiente. La Batalla de Jutlandia confirmó el dominio naval británico y aseguró su control de las rutas marítimas, lo que permitió a Gran Bretaña implementar el bloqueo que contribuiría a la eventual derrota de Alemania en 1918.

Batalla de Verdún

Librada del 21 de febrero al 15 de diciembre de 1916. Planeada por el Jefe del Estado Mayor Alemán, Erich von Falkenhayn para asegurar la victoria de Alemania en el Frente Occidental y aplastar al ejército francés antes de que los aliados crecieran en fuerza mediante el despliegue completo de los británicos.

El ataque lo llevó a cabo en la ciudad fortaleza de Verdún puesto que el sitio era estratégico. Al asegurar las alturas en la orilla este del río de Verdún, los alemanes dominarían el área circundante. Falkenhayn usó más de 1,200 piezas de artillería para destruir unidades francesas, mientras usaba limitadamente su infantería alemana para minimizar sus propias bajas.

Luego los alemanes tomaron Fort Vaux. Este resultó ser su éxito final. Los esfuerzos para continuar el avance más tarde ese mes fracasaron, a pesar del uso de gas fosgeno. La batalla se cerró el 15 de diciembre de 1916, ya que las condiciones invernales y los resultados de los combates en el Somme hicieron imposible más actividad.

Los franceses habían perdido 377,000 hombres y los alemanes 330,000. El plan de Falkenhayn para destruir al ejército francés había fracasado y peor aún las grandes pérdidas en Verdún se combinaron con aún más bajas sufridas en el Somme.

Batalla de Somme

Se llevó a cabo entre el 1 de julio y el 18 de noviembre de 1916. Es conocida por ser una de las batallas más infames, duras y costosas de la Primera Guerra Mundial. El ataque alemán contra los franceses en Verdún hizo que los británicos se vieran obligados a tomar la delantera. La batalla duró casi cinco meses.

Comenzó después de un bombardeo de artillería de una semana de parte de las líneas alemanas. Las tropas británicas que avanzaban encontraron que las defensas alemanas no habían sido destruidas como se esperaba y muchas unidades sufrieron bajas muy altas. Al final del primer día, los británicos sufrieron 57.470 bajas, de las cuales 19.240 murieron. Lo que significó las mayores pérdidas sufridas por el ejército británico en un solo día.

En este enfrentamiento participaron muchos hombres voluntarios del servicio en el ejército en 1914 y 1915. Dentro de este grupo había unidades de infantería que estaban compuestas por amigos, familiares y compañeros de trabajo de las mismas comunidades.

Aunque el ejército británico sufrió muchas bajas a cambio de poca ganancia territorial en Somme, la batalla contribuyó a proporcionar experiencia necesaria para que luego se consiguiera la victoria del frente occidental.

Tercera batalla de Ypres

Fue librada por los británicos y sus aliados contra el Imperio Alemán y tuvo lugar en el Frente Occidental, entre julio y noviembre de 1917, para controlar el este de la ciudad belga de Ypres en Flandes Occidental. El este de Ypres estaba a cinco millas de un cruce ferroviario en Roeselare, que era parte vital del sistema de suministro del Cuarto Ejército alemán.

La siguiente etapa fue avanzar a Torhout-Couckelaere, para cerrar el ferrocarril controlado por los alemanes que atraviesa Roeselare y Torhout, esto se logró en 1918. La resistencia del Cuarto Ejército Alemán, el clima inusualmente húmedo, el inicio del invierno y el desvío de recursos británicos y franceses hacia Italia permitió a los alemanes evitar hacer una retirada total. Todo terminó en noviembre cuando el Cuerpo de Canadá capturó Ypres.

Batalla de Caporetto

Fue una batalla que vio a fuerzas combinadas austrohúngaras y alemanas romper las líneas italianas a lo largo del norte de Isonzo, tomando por sorpresa a los italianos. La magnitud de la derrota italiana en Caporetto provocó tanto un cambio de gobierno como la destitución de Luigi Cadorna como Jefe de Estado Mayor.

Cadorna, que había temido durante mucho tiempo la intervención alemana en el Isonzo, comenzó a recibir informes, de desertores y de la actividad alemana. Cadorna desconocía la fuerza real de las fuerzas austro-húngaras y alemanas que se concentraban en su contra. El alto mando austro-húngaro estaba inicialmente pensado repetir su ofensiva de Trentino de 1916 contra los italianos. Luego cambió por decisión alemana quienes prefirieron atacar el frente a Caporetto. El comandante italiano Capello, recibió la orden defensiva pero este optó por adoptar una postura agresiva.

Entonces a las 2 de la mañana del 24 de octubre de 1917 desde un saliente en Tolmino y ayudado por la niebla, los alemanes y austro-húngaros lanzaron el ataque tomando a los italianos por sorpresa. Iniciaron con un bombardeo de artillería pesada de explosivos, gas y humo, rompieron las líneas del Segundo Ejército italiano casi de inmediato. Avanzaron 25 km al final del día, infiltrándose y explotando las brechas en la línea italiana con el uso de granadas y lanzallamas.

Batalla de Cambrai

Librada de noviembre a diciembre de 1917 en el frente occidental y marcó el primer uso efectivo a gran escala de tanques en la guerra. Fracasando al usar tanques en los pantanos de Flandes, los británicos eligieron el frente suroeste de Cambrai en el norte de Francia, donde las tierras bajas onduladas se prestaban al movimiento de los tanques.

La idea era lanzar muchos tanques sin ningún bombardeo para evitar advertir al enemigo del inminente ataque. La operación estuvo al mando del general británico Sir Julian Byng. Consistió en un asalto contra la línea Hindenburg de los alemanes a unos 13 km al oeste de Cambrai.

Contando con 476 tanques de los cuales 378 eran de combate y el resto vehículos de suministro y servicio, además de cinco divisiones de caballería a caballo. Se posicionaron durante la noche, para evitar las naves de reconocimiento aéreo alemanas. Fue ataque sorpresa donde tomaron unos 7,500 prisioneros a bajo costo en bajas.

Las bajas en ambos bandos fueron aproximadamente iguales: 45,000 cada una. A pesar de que los británicos no lograron aprovechar el éxito inicial de sus tanques, la batalla demostró que el blindaje era la clave para tomar una decisión en el frente occidental.

Batalla de Amiens

La Batalla de Amiens fue el comienzo del fin de los ejércitos alemanes. Una poderosa fuerza aliada, encabezada por tropas canadienses y australianas, rompió las líneas enemigas el 8 de agosto 1918, haciendo retroceder a los alemanes varios kilómetros.

Después de las fallidas ofensivas alemanas en la primavera de 1918, los aliados se reagruparon y contraatacaron a lo largo del frente occidental. Fue preparada en secreto, con una importante operación de contrainteligencia para engañar a los alemanes en cuanto a la ubicación real de las «tropas de choque» canadienses y australianas, lo que hizo del ataque a Amiens uno de los más exitosos de la guerra.

La infantería atacó apoyada por tanques, caballería, vehículos blindados y poderío aéreo táctico. El 8 de agosto, los canadienses avanzaron 13 kilómetros a través de las defensas alemanas, el día de combate más exitoso para los aliados en el frente occidental.

Pero los alemanes enviaron refuerzos al campo de batalla para evitar un avance aliado, y los combates posteriores se volvieron mucho más difíciles y costosos, especialmente porque las fuerzas atacantes se estaban moviendo más allá del alcance de sus armas. En la noche del 11 de agosto 1918, la mayoría de las operaciones ofensivas se habían detenido.

Amiens, también fue llamado el «día negro» del ejército alemán por uno de sus comandantes por que sacudió la fe alemana y levantó la moral aliada. Amiens demostró que el ejército alemán, sometido a la tensión de cuatro años de guerra de desgaste armamentista y humano, estaba más cerca de la derrota de lo que nadie había predicho. La batalla resultó sumamente costosa. Los canadienses sufrieron más de 11,800 bajas en total, incluidas casi 4,000 solo el 8 de agosto.