Lorito le encanta la ópera y sorprende a su dueña cantando como un experimentado tenor (VIDEO)

Publicidad

El video viral de YouTube muestra cómo el lorito canta a viva voz una compleja canción de ópera cautivando a su dueña con su talento.

A través de una publicación viral en YouTube, miles de usuarios han descubierto a un pequeño lorito que ha demostrado tener un increíble talento para la ópera sorprendiendo a propios y extraños al cantar al mismo estilo que un experimentado tenor. Esta peculiar escena ha sorprendido a los internautas en las redes sociales, quienes no han parado de compartir en clip hasta volverlo tendencia en varios países del mundo.

En las imágenes virales de YouTube se muestra cómo el loro interpreta la conocida canción ‘Dime mi amor’ del tenor mexicano Felipe Castellanos. Asimismo, este particular hecho ocurrió cuándo la propietaria del ave llegaba a casa y por supuesto no pasó desapercibido la acción de su mascota y decidió grabar el mágico momento para compartirlo en sus redes sociales.

Casi al finalizar el clip viral, el lorito sigue cantando con mucha potencia la compleja canción y al darse cuenta de que su dueña lo estaba grabando se detuvo por unos segundos. Sin embargo, el animal no aguanta mucho tiempo y decide terminar de cantar el tema sin importarle que su cuidadora haya descubierto su ‘secreto mejor guardado’.

El anecdótico episodio difundido en YouTube ha causado sensación en las redes sociales llegando a obtener casi medio millón de reproducciones al ser testigo del gran talento del adorable lorito cantando a viva voz en su vivienda. Incluso los internautas resaltaron su habilidad para cantar como todo un tenor sin dificultad y realizaron diversos comentarios en la conocida aplicación de videos.

“Ese lorito tiene buen gusto musical”. “Que tierna ave, realmente tiene talento”. “Canta mejor que muchos artistas contemporáneos”, fueron algunos de los comentarios que escribieron los usuarios de YouTube tras la reproducción del video viral.

Las mascotas y animales domésticos han sido siempre algo muy importante para los humanos y presente en casi todos los hogares, constituyendo en la mayoría de los casos casi un integrante más de la familia. Quizás por ese motivo la fantasía de los animales que pueden hablar es tan común y se puede observar en innumerables cuentos e historias, infantiles o no.

La realidad es que sería muy agradable poder comunicarnos mediante el habla con nuestras mascotas, más allá de que la comunicación siempre existe aunque por otras vías, pero el único animal que puede acercarse mínimamente a este fenómeno es el loro. Así que ahora les proponemos ver por qué los loros hablan y cómo se produce este fenómeno tan particular en el mundo animal.

Los loros o papagayos son aves de la familia de los psitaciformes, originarias de algunas partes de América del Sur y Central principalmente, con un característico pico de forma curvada, generalmente coloridas, que poseen una gran capacidad craneal, siendo una de las aves más inteligentes. Son además buenas voladoras y escaladoras de ramas y árboles.

Es muy común que los loros sean adquiridos como animales domésticos por su gran adaptabilidad y su fácil cuidado, además de su mencionada inteligencia y, precisamente, de su capacidad de imitar la voz humana y otros sonidos.

Naturalmente, cuando se dice comúnmente que los loros hablan, se refiere a este fenómeno, pero los loros simplemente repiten de forma mecánica sonidos de su entorno y, si el animal ha sido domesticado, todo su entorno se relaciona con lo humano, por eso la manifestación más conocida de esta capacidad de los loros es la imitación por repetición del habla humana.

Los loros no hablan en el sentido de que los sonidos que repite no tienen ningún significado para el animal, no alcanza la comprensión. Aunque, de todos modos, sí es una forma de comunicación: en su entorno salvaje, los loros aprenden a comunicarse con los demás imitando todos los sonidos que escucha en el resto de su familia o grupo social, y esta conducta se repite cuando es llevado a un entorno doméstico.

Los loros pueden utilizar también esta habilidad como una acción de estímulo-respuesta, dado que el animal percibe que al imitar determinados sonidos recibe una respuesta por parte de su entorno, ya sea comida o atención, pero siempre una respuesta positiva. Por ejemplo, muchos loros aprenden a repetir el nombre de su dueño, lo que generalmente produce la presencia de este, más allá de que el loro no es capaz de comprender que el nombre que repite es el de la persona que lo alimenta diariamente.

Fuente : el popular