Niño que fumaba 40 cigarrillos por día tomó radical decisión y así se ve ahora

0
144

Este pequeño se volvió famoso luego de que su adicción a los cigarrillos se hiciera pública. Muchas personas creyeron que se trataba de un mito o de una historia completamente inventada, y quedaron preocupados y sorprendidos al enterarse de que la mortal adicción sí era verídica. Se llama Ardi Rizal, y fue a sus dos años de edad que dejó a todos boquiabiertos. Hace algunos años, un video que mostraba al niño fumando cigarrillos apareció en la internet. De acuerdo a lo que informaba el clip, Rizal había adoptado esa acción como hábito y lo hacía muy frecuentemente. La República asevera que muchas personas realmente nunca tomaron ese video en serio pero, más adelante, los medios le comenzaron a dar más importancia.

La verdad es que era difícil asimilar y creer que un niño de apenas dos años fumara tanto. ¿Quién le había enseñado y por qué se lo permitían teniendo esa edad? Resulta que en Indonesia estas son prácticas comunes. La edad promedio para comenzar a fumar es a los 13 años. Muchos niños de 5 y 6 años incluso son adictos. Pasa que en este país hay una grave ausencia de leyes de control de marketing. Los vacíos legales que existen allí permiten que se originen campañas publicitarias completamente libres de mostrar y hacer lo que quieran.

Por consiguiente, es normal ver que le ofrezcan cigarrillos a menores de edad, y que ellos los acepten. Es típico ver a al menos una persona fumadora dentro de cada familia de Indonesia. En este caso se trataba de los padres del menor, quienes lo consumían en exceso. Un día el pequeño decidió tomar un tabaco e imitar a sus padres. Desde ese momento se convirtió en el “bebé fumador”. A sus dos años se fumaba hasta 40 cigarrillos al día, la situación se salió de control.

El Gobierno se enteró de lo que ocurría, y no tardaron en tomar acción. Ellos decidieron ayudarlo enviándolo a rehabilitación junto a sus padres. Cuando al fin parecía haber dejado el mal hábito, encontró una nueva adicción: la comida chatarra. Su peso aumentó drásticamente, y se vio obligado a mantenerse en terapias para controlar ese nuevo hábito. Luego de 9 años de sufrimiento, Ardi logró superar sus adicciones. Ahora lleva un estilo de vida más sano y tiene una alimentación balanceada. Su felicidad es absoluta y se nota con solo verlo.

Fuente : AMOMAMA