La banda de rock con la peor suerte del mundo

0
211

Triunfaron demasiado tarde, casi todos cayeron en las drogas y hubo un incendio en un concierto que provocó la muerte de casi 100 personas….

¿Mala suerte o destino?, digamos que esta banda ha sido desafortunada en muchas ocasiones. Musicalmente es buena, vocalmente también, pero tuvieron fuerza en un género cuando éste ya iba de salida, decidieron ponerle luces a uno de sus shows y desataron un incendio que le arrebató la vida a varias decenas de personas.

Su vocalista cayó en las drogas como muchos rockeros de la época, tuvo un accidente que casi le cuesta la movilidad de sus piernas, fue reemplazado en varias ocasiones pero volvía una y otra vez. Además utiliza el nombre de la banda ya sin los miembros originales; en fin, ésta podría ser la banda con la peor suerte de la historia del rock.

Las historias han variado, los pleitos han ido y venido, la banda ha parado, ha cambiado de integrantes más de una vez, pero ahí sigue, o al menos intentan mantener sus éxitos con vida. Hablamos de Great White, una agrupación formada en Los Ángeles, California en 1981 por Jack Russell en la voz, Mark Kendall en la guitarra, Don Costa en el bajo y Tony Richards en la batería —como alineación inicial—.

Great White se puede clasificar en géneros como el hard rock, heavy metal o glam metal, todos ellos tuvieron extrema popularidad durante los 80, pero para los originarios de Los Ángeles el éxito no llegó hasta su tercera producción llamada Once Bitten, lanzada por la discográfica Capital Records que cuenta con canciones como “Rock Me”, “Lady Red Light” y “Save Your Love”.

Su popularidad se acrecentó cuando salieron de gira con Dokken, después fueron nominados a los Grammy e incluso compartieron escenario con Bon Jovi. Empezaron a despuntar y a aparecer en canales de videos populares, tuvieron reconocimientos por ventas de discos; hicieron tours en países lejanos como Japón y Alemania. Por desgracia, sus bajas comenzaron en la gira con Scorpions, donde Mark Kendal tuvo que abandonar Great White por una hemorragia esofágica derivada del abuso de alcohol.

Dejaron el sello que los lanzó a la cima y los azotaron los malos tiempos, surgió el grunge, los canales musicales en televisión y las radiodifusoras se volcaron al género que cobró fuerza en los 90 acaparando los reflectores y dejando a un lado a una banda que sacó su mejor material en 1991, Hooked.

Se disolvieron en 2001, tuvieron demasiados cambios y el grupo ya no daba para más, llegó un punto donde sólo quedaba Jack Russell y decidieron parar. Entonces el vocalista decidió seguir en el camino del rock bajo el mote de Jack Russell’s Great White, yendo en contra, incluso, de sus compañeros, pues tocaba el material de la banda. Posteriormente tuvieron problemas legales pero él continuó hasta que, en 2003, protagonizó una de las peores tragedias en la industria del rock.

Jack Russell’s Great White se presentó en febrero del 2003 en Rhode Island, tendrían un show en The Station, un lugar pequeño; dentro habrían alrededor de 300 personas de las cuales 90 perdieron la vida y otras decenas resultaron heridas. Todo fue a causa de un incendio, según los propietarios del lugar lo provocó pirotecnia utilizada sin su autorización, los espectadores pensaban que el fuego era parte del show y demoraron en salir, el lugar quedó hecho pedazos y Russell también.

Hicieron múltiples conciertos en beneficio de los afectados por el incendio, incluso se habló de una reunión posterior de Great White en 2007, pero ya no tuvieron esa chispa que se prendió y apagó durante los 90. Aún siguen girando o al menos Jack Russell’s Great White. A él se le pudo ver a finales de este año en el mítico Whisky A Go Go en Los Ángeles, su voz aún cuenta con esa fuerza que le caracteriza, lanzó un disco en 2017 y a pesar de las dificultades físicas y su duro camino con las drogas sigue derrochando rock and roll en el escenario.

Great White es la banda con la peor suerte del mundo, a pesar de estar acompañados de una enorme calidad musical y de haber llegado a la cima. Los excesos los acabaron y cuando comenzaban un nuevo camino la tragedia los alcanzó; sin embargo, son una gran banda si de hard rock hablamos, una que debería figurar a la altura de Dokken, L.A. Guns y hasta Bon Jovi, pero no tuvo el reconocimiento debido.

Fuente : Cultura Colectiva