‘Altered Carbon’, la serie de ciencia ficción más ambiciosa de Netflix

0
12

He aquí lo que nos ha parecido la última gran producción seriada de la plataforma Netflix, que adapta una galardonada novela de ciencia ficción.

El calado y la profundidad de las narraciones futuristas o fantásticas, aparte de en el propio contenido dramático fundamental para que los espectadores se identifiquen con sus protagonistas, común a todo relato que se precie, también se puede medir en la profusión de elementos distintivos del mundo o la sociedad que pretende construir y ofrecernos, tal vez hasta la exuberancia, y en lo creíble que resulte el conjunto. Este es el motivo de que podamos considerar a Altered Carbon la serie de ciencia ficción más ambiciosa de Netflix hasta la fecha. Creada por la guionista estadounidense Laeta Kalogridis, constituye la adaptación de la novela homónima del británico Richard Morgan, galardonada con el Premio Philip K. Dick en 2003, sobre la investigación de un crimen en un hosco y reconocible futuro intergaláctico en el que la inmortalidad cuidadosa es viable.

Kalogridis se estrenó en la ficción cinematográfica desarrollando la serie superheroica Birds of Prey (2002-2003), que fue cancelada por The WB debido a su baja audiencia; y no le salió mucho mejor guionizar el filme de acción fantástica Guardianes de la noche (Timur Bekmambetov, 2004). Luego se lució francamente en su escritura del biopic histórico Alejandro Magno (Oliver Stone, 2004) junto con Christopher Kyle y el respetado director; se fue de nuevo al fondo del barranco fílmico con Nils Gaup al redactar el guion del remake de aventuras El guía del desfiladero (Marcus Nispel, 2007); y tras el gatillazo de La mujer biónica (Kenneth Johnson, 2007), para cuyo piloto tuvo que escribir dos libretos, dio lo mejor de sí misma para el de Shutter Island (Martin Scorsese, 2010) y no lo hizo mal para el de Terminator: Génesis (Alan Taylor, 2015) mano a mano con Patrick Lussier.

Aún nos falta por ver lo que ha conseguido en el de Alita: Ángel de combate (Robert Rodríguez, 2018) junto con el cineasta James Cameron y el propio Rodríguez, pero no hay duda de que, como creadora total, su mayor logro hasta el día de hoy es Altered Carbon, un misterio criminal de obstinada violencia, emociones fuertes, sarcástico humor y ambientación prodigiosa que encandilará sin remedio a los amantes de la ficción científica. Y pese a que sus parecidos indiscutibles con el universo de Blade Runner (Ridley Scott y Denis Villeneuve, 1982, 2017), negrura ciberpunk, diseño urbano —de Carey Meyer— e inteligencia artificial incluidos, le resta valor y virtudes por segundones, lo cierto es que su fortaleza mitológica, su potente realización y el carisma de sus personajes principales la convierten en algo cercano a lo que deslumbra entre las ficciones televisivas de la actualidad.

Joel Kinnaman (House of Cards) no desmerece lo más mínimo como el rudo Takeshi Kovacs, y Martha Higareda (Carlos) se alza como un nuevo descubrimiento entre el reparto de la serie en la piel de la teniente Kristin Ortega, acompañada también por Ato Essandoh (Vinyl) como Vernon Elliot, Chris Conner (American Crime Story) interpretando a Poe, James Purefoy (Roma) y Kristin Lehman (The Killing) como Laurens y Miriam Bancroft, Dichen Lachman (Shameless) encarnando a Reileen Kawahara, Renée Elise Goldsberry (The Good Wife) como Quellcrist Falconer, Trieu Tran (The Newsroom) dando rostro a Leung, Hiro Kanagawa (El hombre en el castillo) como el capitán Tanaka, Adam Busch (Buffy, cazavampiros) en la piel de Mickey, Waleed Zuaiter (Colony) como Samir Abboud, Marlene Forte (Fear the Walking Dead) interpretando a Alazne Ortega, Hayley Law (Riverdale) como Lizzie Elliot o Tamara Taylor (Bones) encarnando a Oumou Prescott.

Que la propuesta de Altered Carbon sea ciertamente realista y fascinadora, con la inmortalidad al alcance de la mano sólo para los que pueden permitírselo, y que el antihéroe protagonista tenga relación con lo que indaga ni casi con cuanto ocurre, en un movimiento narrativo envolvente que justifica los blashbacks de que se sirve el guion de cada episodio, nos empuja a admitir la gran elaboración de la serie, el mimo con el que Morgan supo tejer su novela y la habilidad con que Kalogridis y sus guionistas la han trasladado a la pequeña pantalla sin escatimar en medios económicos. Si sus autores hubiesen aportado detalles de genio, ahora quizá hablaríamos de una auténtica obra maestra de la ciencia ficción futurista, pues es lo único que le falta. Y, si son capaces de conservar sin mermas el tejido narrativo envolvente y añadir esos detalles en su presumible continuación, pocas series parecidas le podrán toser a las aventuras de Takeshi Kovacs.

Fuente : HIPERTEXTUAL

Más información en : www.rockstore.pe