7 predicciones históricas que se hicieron realidad…

0
178

El sentido común nos dice que no es realmente posible predecir el futuro de ningún manera o forma. De hecho, incluso los vaticinios tontos más inoportunos pueden ocurrir de vez en cuando, algo que ha sido apodado como “efecto del profeta accidental”, y que está estrechamente relacionado con el teorema “incluso un reloj roto es correcto dos veces al día”. Por supuesto, algunos dicen ser capaces de prever eventos futuros, pero no se puede saber científicamente cómo de cierto son sus afirmaciones. Sin embargo, no cabe duda de que existen ejemplos de pronósticos absurdamente precisos que podemos explicar, y que hacen que Nostradamus sea el maestro que parecía en aquel entonces. ¡No te las pierdas!

 

1. El hundimiento del Titanic y Morgan Robertson

En el año 1898, Morgan Robertson escribió un libro titulado “Futility, or the Wreck of the Titan” (“Futilidad, o el Naufragio de un Titán”), en el que hablaba sobre el hundimiento de un transatlántico gigante al que llamó Titán y que se fue el fondo de las frías aguas del Océano Atlántico después de entrar en contacto con un iceberg. Unos 14 años más tarde, el Titanic se hundió en casi exactamente las mismas circunstancias. Ambas naves sufrieron sus accidentes en el mes de abril, y también terminaron perdiendo a más de la mitad de los que estaban a bordo. En velocidad y tamaño, también eran muy similares.

2. El WiFi y Nikola Tesla

Más de 60 años antes de la existencia del primer teléfono celular y 90 años antes de la introducción del omnipresente wifi, Nikola Tesla, un talentoso ingeniero eléctrico y ex mano derecha de Thomas Edison, le contó personalmente al New York Times: “Pronto será posible transmitir mensajes inalámbricos en todo el mundo de una forma tan sencilla que cualquier persona podría transportar y operar su propio aparato”. Pero al parecer, todavía hay una ciudad que todavía no tiene wifi: Green Bank, West Virginia, donde no podrás hacer llamadas ni enviar un mensaje de texto desde tu teléfono celular.

3. Los audífonos y Ray Bradbury

En un pasaje poético de su novela distópica de 1953 Fahrenheit 451, que pondría celoso a Steve Jobs, Ray Bradbury describió con gran precisión a los famosos auriculares que hoy en día todo el mundo tiene de la siguiente manera: “Y en sus oídos pequeñas conchas marinas, y radios de botones, para que entre un océano electrónico de sonido, de música, charla, música y conversaciones, llegando a la orilla de su mente sin descanso”. Está claro que, de forma muy metafórica, de alguna manera pudo imaginar los aparatos que, años después, se convertirían en un objeto de uso casi diario para mucha gente.

4. La tarjeta de débito y Edward Bellamy

Las tarjetas de débito comenzaron a utilizarse ampliamente a finales de la década de 1980, pero el escritor de ciencia ficción Edward Bellamy describió un concepto similar en su novela utópica “Looking Backward, 2000-1887”. En el capítulo IX, el Dr. Leete explica el Sr. West que en el nuevo mundo “se le otorga a cada ciudadano un crédito correspondiente a su parte del producto anual de la nación… y se le emite una tarjeta de crédito con la que puede obtener dicho crédito de almacenes públicos, para lo que él desee”.

5. El iPad en Arthur C. Clarke

La novela futurista de Arthur C. Clarke, 2001: Una Odisea en el Espacio (1968), precedió el iPad en nada menos que 42 años, pero su descripción del “newspad” fue bastante acertada. “(Floyd) conectó su Newspad, del tamaño de una bolsa de trabajo, en el circuito de información de la nave y escaneó los últimos informes de la Tierra. Ese rectángulo, del tamaño de un sello de correos, se expandiría hasta llenar la pantalla. Cuando hubiera terminado, volvería a la página completa y seleccionaría un nuevo tema para un examen más detallado”.

6. Mark Twain vaticinó su propia muerte en 1909

“Vine con el cometa Halley en 1835. Vendrá nuevamente el año que viene, y espero irme con él. Será la mayor desilusión de mi vida si no salgo con el cometa Halley. El Todopoderoso ha dicho, sin duda: “Ahora, aquí están estos dos monstruos inexplicables: vinieron juntos, deben salir juntos”. Esta es la cita de Mark Twain, cuyo nombre real era Samuel Clemens, un año antes de su muerte. Estaba seguro de que moriría el año en que llegara el cometa, y sucedió tal como lo predijo. Si bien Twain estuvo enfermo por un tiempo, y su muerte fue un evento inevitable durante algunos años, no cabe duda de que muchos hablan de este suceso como una predicción.

7. Nostradamus predijo el Gran Incendio de Londres en 1666

El boticario francés conocido como Nostradamus publicó un gran número de colecciones de profecías a lo largo de su vida, prediciendo, en lenguaje a veces ambiguo, acontecimientos mundiales, desde la muerte de Enrique II o el reinado de Hitler, hasta el atentado de las Torres Gemelas. Uno de sus vaticinios más explícitos fue el Gran Incendio de Londres que arrasó la ciudad en el año 1666. Nostradamus escribió: “La sangre de los justos será exigida en Londres, / Quemado en el incendio del 66: / La Antigua Dama se derrumbará desde su lugar más alto, / Y muchas de la misma secta serán asesinadas”.

Fuente : PARA LOS CURISOS